Un rincón especial para los invitados

El Rebe David de Lelub zz”l. acostumbraba a comportarse en la misma forma en que lo hacían sus invitados, con la intención de que los huéspedes se sintieran como en su propia casa.banquete

Si los anfitriones comían y bebían bastante, él actuaba de igual manera.

Cierta vez invitó a su hogar a un mendigo que se acertó a pasar por la sinagoga, el cual comió por demás, y el Rebe lo imitó, tal como era su costumbre.

Le preguntaron: -¿Dónde encontró lugar en su estómago para introducir tal cantidad de comida?

Contesto el Rebe: – ¡Así como en mi casa tengo un lugar especial para los invitados, también en mí vientre tengo un rincón especial para ellos!

Deja un comentario