La fuerza de la fé sencilla

Apenas fue nombrado el autor del libro “Mijtab Sofer” como rabino en la ciudad de Cracovia, se presento ante el una Hierbasmujer y le suplico que haga tefila (rezo) por su hijo enfermo.

El rabí. que estaba acostumbrado a la pronunciación húngara, no podía comprender aun la pronunciación polaca y pensó que la mujer le solicitaba algún amuleto o curación milagrosa, lo cual no era su estilo.

Luego de los ruegos insistentes de la señora, le dijo:

-“Dele al niño que beba hojas de algarrobo maceradas en agua”, pensando que si no curaba tampoco dañaba.

Así hizo la mujer y la criatura se curo, provocando que la ciudad entera proclame que el nuevo rabino llevaba a cabo milagros.

No paso mucho tiempo hasta que se presento al Rab. un hombre relatándole que su sustento provenía de una taberna que arrendaba a un terrateniente, y no tenia como pagarle la renta, lo que en esos días significaba que lo echen a la cárcel como mínimo, ¿y que seria de su familia?

Todo esto lo contaba el posadero acongojado entre lágrimas y suspiros y el rabí. Sofer entendió solo esto: Este hombre tiene un gran problema, seguro que hay algún enfermo en su casa y quiere pedirme un amuleto o curación milagrosa.

Le dijo el rabí.: -“que tome hojas de algarrobo maceradas en agua”.

Se iluminaron los ojos del hombre y volvio a su casa. Puso las hojas a macerar y bebió la mezcla.

Salio a la ciudad y su estomago comenzó a sentir un espasmo, sus ojos se nublaron y se desmayo.

Justo en ese instante se acercaba el terrateniente para cobrar su deuda , cuando vio al pobre judío retorcerse y pensó que su desmayo era producto del temor que le causaba el feudal, lo que lo lleno de orgullo.

Se agacho sobre el posadero y gruño: -“Levantate, despierta que te perdono la deuda”

Esta historia la cuenta el hijo del sabio Rabí Akiba Sofer Z”L y agrego:-“yo no soy ningún inocente que me creo todo, pero vi con mis sentidos que el que cree en su rab. con fe plena, desde el shamaim (cielo) lo ayudan”.

Deja un comentario