Perlitas de Purim

Cuenta la meguila “En esos días cuando se sentaba el rey Ajashverosh en el trono real que estaba en Shushan la ciudad capital…”

Hay que entender aquí cual es la enseñanza, ya que se sobrentiende que el Rey se siente en el trono real en la ciudad capital.

Nos explica sobre esto el Yalkut, que el Rey Ajashverosh quedó sorprendido al escuchar acerca de lo maravilloso que había sido el trono del rey Salomón.
Y para demostrar su poder y riqueza, encargó una replica del mismo a los mejores orfebres de metales y piedras preciosas que vivían en un pequeño pueblito llamado Shushan y que en ese entonces no era la capital del imperio.

Luego de tres años de labor se termino la obra de arte, pero se percataron que no existían los medios para trasladar semejante trono a la capital.

Entonces Hashem insufló un espíritu de tontería en el rey Ajashverosh y este decretó que en lugar de llevar el trono a la capital, llevaran la capital al lugar del trono, a la pequeña Shushan para de este modo a toda costa poder sentarse en ese trono.

Y esto fue escrito para que veamos la supervisión Divina sobre el pueblo de Israel, puesto que en Shushan vivía Mordejai el Justo, y por su intermedio llegó la salvación a nuestra nación.

Deja un comentario