GOTA A GOTA

.El gran secreto en la educación de los hijos, es hablarles y hablarles, y al final las palabras alcanzarán su cometido e influirán para bien sobre los niños

Esto lo aprendemos de la conocida historia del gran rabino Rabi Akiba que a la edad de 40 años siendo aun un ignorante, vio como el agua goteaba constantemente sobre una piedra hasta perforarla.

Rabi Akiba dedujo: si el agua que es blanda y a pesar de ello logró agujerear la piedra, la Torá que es dura, seguro que podrá perforar mi corazón que es blando.

Y ese pensamiento lo incentivo al estudio, hasta convertirse en maestro de 24.000 alumnos y líder de todo Israel.

Si intentamos volcar una gran cantidad de agua de una sola vez sobre una roca,  seguro que no realizara ninguna perforación sobre la misma.

El agujero será producto del goteo ininterrumpido, gota tras gota.

Así también es necesario en la educación un goteo lento y delicado a lo largo de muchos años, palabra tras palabra y al final las mismas entraran dentro del corazón del niño.

Por ello no se puede educar de golpe, en una sola vez, ya que si se toma un martillo y se golpea con fuerza sobre la roca, se partirá en pedazos sin ninguna utilidad, pero si pretendemos perforarla necesitamos una pequeña herramienta muy fina, con precaución y delicadeza.

Con paciencia y constancia formaremos a nuestros niños de la mejor manera que padres y maestros anhelan.

(Rab Mordejai Huminer)

 

Deja un comentario