Odio gratuito III

El primer gran templo de Yerushalim fue destruido a causa de tres pecados capitales: la Idolatría, el adulterio y el derramamiento de sangre.
El segundo templo a pesar de que estudiaban tora y practicaban las buenas acciones, fue destruido a causa del odio gratuito.
Aprendemos que el odio sin motivo es más grave que la idolatría, adulterio y asesinato. Ya que el primer templo se reconstruyo en setenta años y el segundo hasta la actualidad sigue sin reconstruirse.
Esto significa que hasta hoy seguimos comportándonos con el mismo pecado de antes: el odio gratuito, que fue la causa de la destrucción, ya que si nosotros hubiéramos reparado esa mala cualidad, no existiría motivo para que Yerushalaim no recobrará su esplendor y trascendencia original.
Estas tres semanas debemos aprovecharlas para reflexionar y arreglar en nuestros corazones el odio gratuito que encontremos en las relaciones con amigos, parientes y la comunidad toda.
(Lekaj tob)

Deja un comentario