Sentir el éxito

La impresión que alguien tiene sobre sí mismo, acerca de su propia valía, no se establece objetivamente según la realidad, sino que se deja llevar en la evaluación “por lo que siente”.

El problema radica que con las sensaciones lo que cuenta es como y que piensa la persona, y no la verdadera realidad solamente.

Si tiene en cuenta solo lo que no llego a realizar y no reflexiona en absoluto sobre lo que si logro hasta hoy, resulta que con sus sentimientos percibe que no hizo ningún avance, a pesar de que ello es contrario a la realidad.

Si se fija solo en las “virtudes del prójimo” y sobre sus “propias faltas” al final con sus sentimientos siente como si no tiene ni vale nada, a pesar de ser contrario a la realidad.

También puede suceder lo contrario, que imagine que posee más valor del que tiene en realidad. ¿Cómo puede ser así? Cuando solo observa “sus virtudes” y “las fallas de los demás”, su imaginación lo lleva a caer en un falso orgullo que le impida superarse.

Pero si observa con atención y reflexiona valorando sus logros y lo que ya alcanzo sin comparaciones, vera que por cierto es mucho y tendrá por demás motivos para alegrarse. Entonces puede percibir lo que posee y vale auténticamente, apreciando la realidad como es.

Para superarnos y valorarnos, la solución a la imaginaria falta de éxito y a la envidia, es pensar en lo que alcanzamos y logramos, valorándolo.
(Ale shur tomo 1/36)

Deja un comentario