¿QUE HACER EN MOMENTOS DE DESESPERACIÓN?

 Hay situaciones en la vida de la persona en las cuales se halla desorientado, preocupado y ya no sabe lo que hacer.

 ¿Cómo debemos actuar, cual es el consejo adecuado para  esa situación?

 Una respuesta muy profunda nos enseña el Rab. Bleger, y la deduce de esta porción semanal de la Torá, «Beshalaj».

 En la misma se relata que el faraón y su ejército  perseguían al pueblo de Israel y los acorraló frente al mar de Suf, en donde  Moshe oró a D-os para que los salve del enemigo.

 «y dijo Di-os a Moshe, ¿Por qué clamas a mí?, ordena  a los hijos de Israel que sigan adelante»

 Pregunta el rab. Bleger: ¿Cuál es el reclamo que le hace Di-s a Moshe por su oración, que otra cosa podía hacer frente al peligro  mortal que enfrentaban sin ninguna salida a la vista? El mar frente a ellos y el Faraón y sus carros de guerra  por detrás.  ¿Qué podía hacer Moshe más que Rezar?

 La respuesta es que aun faltaban algunos metros para llegar a la orilla, todavía restaban algunos pasos para tocar el mar. Por eso se sorprende Hashem, ¿Por qué clamas a mí?, ordena  a los hijos de Israel que sigan adelante». Lleguen realmente a una situación en que realmente ya no haya lo que hacer, y recién entonces clamen a Hashem, ¿por que se paralizan ahora para solamente rezar, cuando todavía se puede hacer algo?

 Y esta es la enseñanza maravillosa que aprendemos. Cuando llegamos a situaciones muy difíciles, no hay que resignarse ni desesperarse. Seguramente todavía podemos dar algunos poquitos pasos más hacia adelante, Kadima, acompañando la plegaria. La orden es «no detenerse» no dubitar, y es recién  entonces cuando podremos ver la ayuda de «arriba» y se abran frente a nosotros portones de luz y esperanza que ni siquiera podíamos antes imaginar.

 ( Tubja Iabiu)

Deja un comentario